Acaba con la celulitis

Acaba con la celulitis
0Votar
1 2 3 4 5
Gracias por votar este artículo

 

La celulitis es una alteración estética de la piel con acumulación anormal de líquidos, grasa y toxinas en el tejido adiposo (graso), dando lugar a una modificación superficial de la piel conocida como “piel de naranja”. Esta situación es incapaz de resolverse por sí misma, por lo que es necesario un tratamiento adecuado aplicado correctamente.

La celulitis más habitual suele ser localizada y afecta más comúnmente a la mujer en la parte inferior del cuerpo, nalgas, muslos y rodillas y en el hombre en el abdomen y parte superior del cuerpo.

Las causas principales de su aparición son principalmente:

-       Se produce un enlentecimiento de la circulación que permite el paso de líquidos y toxinas desde el tejido a los vasos sanguíneos con lo cual se favorece la retención de éstos, que terminan acumulándose.

-       Otro motivo es que aumenta el tamaño de las células adiposas del tejido graso que a su vez comprimen los vasos más pequeños, lo que lleva a retardar aún más la circulación y por lo tanto la eliminación de líquidos y toxinas.

Todo ello se ve favorecido por diferentes causas de la vida diaria como pueden ser los malos hábitos alimenticios, tabaco, café, vida sedentaria, aumento de peso, embarazo, pasar muchas horas de pie o sentado en mala posición dificultando la circulación, alteraciones de la función tiroidea, hepática e intestinal e incluso por factores hereditarios.

Corrigiendo estos hábitos en nuestra vida diaria y utilizando un tratamiento adecuado y de forma constante, podemos disminuir considerablemente los síntomas de la celulitis.

El tratamiento contra la celulitis está orientado fundamentalmente a mejorar la circulación sanguínea y linfática y a mejorar también la calidad del tejido, por lo que se suelen asociar diferentes componentes venotónicos, lipolíticos o reestructurantes a las formas anticelulíticas orales o tópicas que se complementan entre sí.

 

Algunos consejos prácticos

 

-       Utilizar de forma adecuada un anticelulítico oral o tópico, 1-2 veces al día, durante al menos dos meses y repetir al menos 3-4 veces al año.

-       La exfoliación para eliminar células muertas prepara la piel para una mejor absorción del anticelulítico tópico.

-       Realiza un masaje sobre la zona afectada como coadyuvante al tratamiento.

-       No utilizar ropa demasiado ajustada.

-       No utilizar tacones demasiado altos.

-       Evita el exceso de calor.

-       Realiza ejercicio físico moderado.

-       Tomar una dieta rica en fibras.

-       Evitar el café, el tabaco y el acohol.

-       Evitar el estrés.

-       Reducir el consumo de grasa.

-       Beber mínimo 1-2 litros de agua al día.

-       Disminuir la ingesta de sal.

Comentarios

There is no comment

Dejar un comentario

Introducir tu nombre
Introducir tu nombre
Introducir tu correo electrónico, no lo publicaremos.
Introducir tu sitio web
Introducir tu comentario
Introducir el código captcha